Ignacio de Loyola

julio 31

Ignacio de Loyola vivió del 1491 al  1556. Fue un reformador católico, místico, fundador de la sociedad de Jesús  (Jesuítas). Ignacio nació de una familia noble de  Loyola en la región Vasca de España. En el 1517 hizo lo que era esperado de uno de su clase y se unió al ejército. En el 1521, durante un tiroteo con los franceses, una bala de cañón rompió su pierna derecha. Después de dos cirugías pasó dos meses convaleciendo.  Durante este período, comenzó a leer literatura romance popular, que inspiró ilusiones de una vida a caballeresca de servirle a su rey  y a su mujer (imaginaria). Eventualmente se le dieron libros religiosos, incluyendo La Vida de Cristo de Ludolph de Saxony; La leyenda Dorada, una coleccción de las biografías de los santos por Jacopo de Voragine; e Imitación de Cristo por  Thomas à Kempis. Estos libros inspiraron más ilusiones gratificantes de servir a Cristo el Rey e imitar a los santos.

En el 1522 Ignacio realizó un peregrinaje a  Manresa, un pequeño pueblo cerca del monasterio benedictino de  Montserrat. Allí pasó meses en una cueva, enfrentando tentaciones y desolación  del espíritu pero también recibió discernimientos místicos profundos y refrescantes.  Fue aquí donde compuso la mayoría de sus Ejercicios Espirituales.

Ignacio pasó más de una década viajando alrededor de Europa como predicador y maestro itinerante. Vivió y trabajó entre los pobres y los marginados, aun cuando fue director espiritual de personas de todas clases. En el 1534 reunió a diez hombres que estaban dedicados a seguirle en el ministerio. Formaron la Sociedad de Jesús (Jesuiítas), tomando votos de castidad, pobreza y obediencia de unos a otros y al papa. Por los próximos dos años y medio todos fueron ordenados.  Antes de Ignacio, habían dos formas de vida apostólica: la monástica (enclaustrada  con una norma de vida, representada por los benedictinos y los cisternianos ) y la mendigante (a menudo en el mundo, predicando y practicando la pobreza, representada por los franciscanos, los dominicos y los  carmelitas). La espiritualidad al estilo de Ignacio fue una de contemplación en medio de la acción. La oración fue integrada a la vida diaria y el mundo era un motivo de oración. Este fue un movimiento aparte de la espiritualidad de aborrecer el mundo de la edad media y de devoción moderna a una piedad mas afirmante del mundo. Ignació representó una espiritualidad activista. Dirigido por el discernimiento de la voluntad de Dios, uno realiza obras de misericordia a los huérfanos, a las prostitutas, las personas jubiladas, los prisioneros, los pacientes de hospitales o quienes estaban en las escuelas jesuítas  o inspirados por la predicación de la sociedad (instruyendo al ignorante, aconsejando al confundido y advirtiéndole a las personas pecadoras todas obra de misericordia).
Todo lo relacionado con la espiritualidad de Ignacio se encuentra en Ejercicios Espirituales, su método de retiro altamente estructurado que incluye meditación, contemplación, aplicación de los sentidos y examinación de la consciencia (examen). ...

Ignacio, al igual que los reformadores protestantes, enfatizó la experiencia directa con Dios. Contribuyó a la contra reforma católica al animar a cada persona cristiana, no simplemente a los profesionales religiosos, a practicar una espiritualidad activista, comenzando con un esfuerzo se crecer cerca de Dios  a través de la meditación y el servicio.

Si Ignacio hubiera tomado la prueba para determinar el  tipo de espiritualidad, probablemente hubiera sido  profeta. El 31 de julio es el día conmemorativo de Ignacio.

[Tomado con permiso de la información de Ignacio de Loyola por  Walt Westbrook, de  The Upper Room Dictionary of Christian Spiritual Formation, editado por Keith Beasley-Topliffe. Derechos de autor © 2003 por  Upper Room Books®. Todos los derechos reservados.]

Intente el  método de oración de Ignacio. [La imagen es considerada  un "retrato auténtico de Ignacio, pintado entre el 1598  y el  1600. Actualmente está en la Residencia Provincial  en Bruselas, Bélgica.]

Today's Reflection

Ignatius of Loyola